Atento, Nürburgring: algo grande se está cociendo en Las Vegas

Suena casi como el argumento de una novela, pero es real. Resulta que un loco está construyendo la pista de carreras más grande del mundo en el medio del desierto de Nevada, al oeste de Las Vegas. Incluso tiene un lago artificial para hacer jetpack.

En cualquier caso, no es un club secreto, y se está convirtiendo rápidamente en un “patio de recreo” para los aficionados a las carreras más ricos del mundo. El Spring Mountain Motor Resort & Country Club es la creación del empresario multimillonario John Morris, una “oveja negra” si lo comparamos con los “buenos de la clase” tipo Richard Branson o Elon Musk.

Compró el campo flotante de Spring Mountain Motorsports Ranch en 2004 y recientemente pagó $ 5 millones por una propiedad adyacente, todo en pos de un ambicioso proyecto: construir el circuito profesional más largo del mundo.

Actualmente, la pista de carreras más larga del mundo es la de Nürburgring, en Alemania, cerca de la frontera con Bélgica. John Morris tiene la intención de extender la pista de Spring Mountain a más de 15 millas.

Pero esto es sólo para empezar. Morris también está planeando una pista de 6 millas para camiones y ATVs, y una pista de carreras para go-karts de alto rendimiento, además de una pista de carreras de 6,000 pies que servirá también como una pista de aterrizaje.

Además de todo esto, el magnate está construyendo una comunidad de casas de lujo, un hotel, restaurantes, cines y teatros, todo para proporcionar un refugio amigable a los aficionados a las carreras. Incluso cuenta con un llamado “Jetpack America”, que ofrece a los viajeros y residentes una experiencia de vuelo con los primeros jetpacks del mundo.

También hay dos escuelas de conducción. El campeón de carreras profesional Ron Fellows ha llevado su escuela de manejo de alto rendimiento hasta allí, utilizando Corvettes y otros vehículos de alto rendimiento. La otra marca que tiene un lugar en este recinto es Cadillac, que ofrece una oportunidad exclusiva para probar los modelos CTS-V y ATS-V de la compañía. La empresa incluso ofrece una inscripción gratuita, pasajes aéreos y una estancia de 2 días en el complejo por la compra de cada vehículo.

Pero las habitaciones de hotel y el tiempo de las pistas no es la única manera en que Spring Mountain genera ingresos. Morris también vende propiedades, casas y autos de carreras de alto rendimiento. Además, alquila la pista a los fabricantes y equipos de carreras para sus pruebas y prácticas.

Nada de esto es barato. Hacerse miembro de Spring Mountain cuesta $45,000 (sólo para unirse), más $5,000 a pagar cada año. Como sea, estos precios no son una dificultad para la clientela habitual de Spring Mountain. Sin ir más lejos, un miembro compró ocho carros y una casa el mismo día en que se inscribió. Se trata de una comunidad “como ninguna otra”, tal y como como Morris dijo recientemente a Bloomberg.

“Terminaremos con nuestra propia ciudad, y podemos después hacer lo que queramos”, aseguró. Literalmente, van camino a ello.