Mustang mantendrá sus modelos Shelby GT350 y GT350R por un año más

Si todavía estás presumiendo de tu “gloriosamente capaz” Ford Mustang Shelby GT350, tendrás otro año para poner uno en tu garaje. Ford mantendrá el GT350 y el GT350R más hardcore como modelos año 2018, los cuales llegarán a los concesionarios este próximo verano. El anuncio se produjo en el Día Nacional Mustang, que es aparentemente una cosa que existe, aunque algunos no lo crean.

Ambas versiones vendrán prácticamente sin cambios. La única actualización para 2018 es la adición de tres nuevos colores exteriores: Orange Fury, Kona Blue y Lead Foot Grey. El GT350 seguirá utilizando un motor V8 de 5.2 litros, el cual produce 526 caballos de fuerza y ​​429 libras-pie de torque, y continuará estando disponible exclusivamente con una transmisión manual de seis velocidades.

Como antes, el GT350R se distingue del GT350 estándar por unos elementos aerodinámicos más agresivos y una afinación en la suspensión, así como unas llantas estándar de fibra de carbono de 19 pulgadas. Se le han quitado los asientos traseros, el aire acondicionado y el sistema estéreo, todo en nombre del ahorro peso. No te preocupes, que el aire acondicionado y el etéreo se le pueden volver a poner… pagando un extra, claro.

Mientras que el GT350 y el GT350R permanecen esencialmente sin cambios, el resto de la alineación del Mustang gana algunos retoques para el 2018. Las actualizaciones incluyen el estilo revisado, así como una transmisión automática de 10 velocidades y amortiguadores magnetoreológicos de MagneRide ajustables. Los Mustangs que no son Shelbys también ganan una mayor dosis de tecnología, incluyendo un grupo de instrumentos digitales y características de seguridad adicionales, como sistemas de pre-colisión y de detección de peatones.

Los Mustangs Shelby GT350 y GT350R ahora enfrentan una competencia más dura, especialmente con el nuevo Chevrolet Camaro ZL1 y ZL1 1Le. Se trata de versiones hardcore, enfocadas casi un 100% en las pistas. Ambos utilizan un V8 de 6.2 litros sobrealimentado que genera 650 caballos, motor tomado del Corvette Z06. Además, el paquete 1LE le agrega un hardware más avanzado de suspensión, y algunas mejoras aerodinámicas.

El ZL1 es sin duda la bestia negra del GT350 cuando se trata de poder, aunque el Chevy también depende más de la electrónica para ir rápido. Con su diseño más “analógico”, el Shelby todavía puede resultar ser la mejor opción para los puristas.