Construyen un Mustang ‘Burple’ Shelby GT500CR para un jeque

Mientras observas las imágenes de arriba, pueden sucederte dos cosas: o bien vas a querer darte de cabezazos ante el hecho de que alguien haya pintado un clásico del músculo de un color púrpura-azulado (Burple), o bien te vas a dejar de tonterías y dejarte enamorar por esta nueva maravilla producida por los amigos de Classic Recreations.

Casi por norma general, se suele estar más a favor del resultado de los trabajos de estos ‘artesanos’ del tunning, que de todo lo contrario. Si el nombre de CR les suena por algo (además de por el futbolista del Real Madrid), probablemente se deba a su última creación: un proyecto de color gris más tradicional del Shelby Mustang que, en un dos tres, se robó el corazón de medio internet.

Relacionado: Ringbrothers crean un 1965 Fastback de 959 hp

A pesar de que el coche parecía ser ‘una restauración más’, se le cargó con un motor Ford Performance de 427 pulgadas cúbicas, y sistema de sobrealimentación Procharger F1-R ,que lo dotan con 800 caballos de fuerza. Ya no se trata ‘sólo’ de 770 caballos de fuerza sobre ruedas, sino que además se mejorado la suspensión, agregándole unas impresionantes llantas de 18 pulgadas, neumáticos adherentes, actualización de frenos grandes y flujo de escape libre. Y todo esto sólo por mencionar algo.

Mientras que el Shelby gris estaba destinado a un cliente alemán, este otro Burple tendrá que viajar un poco más hacia el Este: en concreto, al garaje de un jeque de Arabia Saudita. Y es que a pesar de que el propietario puede darse el lujo de poseer autos más rápidos, más ligeros, más bajos y —por supuesto— más caros, sólo él (y nadie más que él) en el mundo tendrá un Burple’Stang del 1967.

Las mejoras específicas incluyen frenos delanteros y posteriores Wilwood de seis pistones; una bomba de combustible VaporWorx; un tubo de escape Magnaflow; un sistema de suspensión Rod and Custom; neumáticos delanteros de 225, y traseros de 315 de BFG Rivals; y asientos e indicadores de Carroll Shelby Signatures. En total, sus buenos miles de dólares en modificaciones, pero casi todos ‘por debajo’ de la superficie, manteniendo el atractivo perfil clásico del coche.

Relacionado: Shelby presenta la edición especial Terlingua Mustang de 750 hp

A modo de sorpresa para el nuevo propietario, Classics Recreations bordó el emblema de la familia del cliente en el reposabrazos, como si el vehículo no fuese ya lo suficientemente único.

Al igual que el Shelby que te hemos mostrado antes, el precio final pagado por este proyecto personalizado no ha sido revelado. Pero, para te vayas haciendo un idea, ten presente que Classic Recreations cobra una tarifa inicial de $219,000 dólares para comenzar apenas a ‘meterle mano’ a cualquier auto.