Clase E All-Terrain: un compendio de lo mejor de Mercedes-Benz

Mercedes-Benz ha vendido station wagons por más de tres décadas, pero carecían generalmente de la tecnología necesaria para aventurarse con toda seguridad fuera de la carretera. La nueva versión todoterreno del Clase E (10ª generación) rompe con la tradición al ofrecer el sistema de tracción a las cuatro ruedas 4Matic de Mercedes, probado ya en el tiempo, en un paquete robusto y listo para la aventura.

El All-Terrain se basa en el nuevo wagon de Clase E, pero destaca por su diseño de aspecto resistente, inspirado en los SUV de alta velocidad de Mercedes. El estilo se caracteriza por una parrilla de dos franjas con el gran emblema de Mercedes, un acabado plateado en ambos topes, así como revestimiento negro sobre los arcos de la rueda y los paneles que protegen el cuerpo de algunos (más que) posibles arañazos.

Relacionado: Nuevo Mercedes-Benz Clase E gana en tamaño y elegancia

Las modificaciones son más que superficiales. Después de todo, se trata de un Mercedes. La suspensión neumática estándar está programada para proporcionar al todoterreno una mayor distancia al suelo que un Clase E regular. Además, viene con un modo de conducción adicional denominado apropiadamente All-Terrain que eleva la suspensión un poco más a una velocidades de hasta 21 mph, modificando la respuesta del acelerador y los puntos de cambio de la transmisión.

En su posición más alta, el All-Terrain ofrece más de medio pie de distancia al suelo. También cuenta con ángulos de aproximación y salida de 17.3 y de 16.9 grados, respectivamente, y se puede manejar a través de casi un pie de agua.

El Clase E All-Terrain no fue diseñado teniendo en cuenta el mercado de los Estados Unidos. En Europa, el modelo base lleva por apellido E220d. Utiliza un motor turbodiesel de cuatro cilindros de 2.0 litros que produce 195 caballos de fuerza a 3,800 rpm y 295 libras-pie de torque de 1,600 a 2,800 rpm.

Para los compradores que necesitan más potencia, el paquete todo terreno del E350d viene con un V6 de 3.0 litros que genera 254 caballos de fuerza a 3,400 rpm y unas nada despreciables 460 libras-pies de par a sólo a 1,600 rpm. Una transmisión automática de nueve velocidades con levas de cambio montadas en el volante viene de serie, independientemente de cuántos cilindros estén debajo del capó. Como dijimos anteriormente, el poder se transfiere a las cuatro ruedas mediante el sistema de tracción total 4Matic de Mercedes.

La cabina del All-Terrain es apta para un rey, pero la parte más llamativa del interior es el gran panel de cristal que ocupa casi la mitad del salpicadero. En realidad, se compone de dos pantallas independientes de alta resolución de 12.3 pulgadas: la primera sustituye al grupo de instrumentos y la segunda muestra el sistema de información y entretenimiento. El perfecto ensamblaje hace que parezcan como una sola unidad fluida. El infotainment se controla mediante un mando en la consola central, a través de comandos de voz, o a través de comandos inteligentes en el volante.

En definitiva, el Clase E All-Terrain es un tributo a todo lo que Mercedes-Benz sabe hacer bien. Una breve definición que lo involucra todo.