Mercedes-Benz nos muestra su indestructible G300 CDI

Mercedes-Benz presentará un nuevo bastidor para su camioneta X-Class el próximo año. Pero para aquellos que no pueden esperar tanto, la división australiana de la compañía acaba de lanzar una variante de cabina-chasis de la Clase G indestructible, la cual puede ser equipada con una cama de recogida.

El modelo se llama G300 CDI, y basta echarle una sola mirada para saber que fue diseñada para el trabajo más duro. No viene con el llamativo cromado G de alto rendimiento que se vende por aquí, y en su lugar adopta una apariencia mucho más funcional, caracterizada por una parrilla negra, protectores negros por los lados, y llantas de aleación de 16 pulgadas envueltas por neumáticos todo terreno.

Relacionado: Mercedes-Benz expandiría su familia de crossovers con un Clase G pequeño

Viene lista para lanzarse incluso sobre los terrenos más difíciles gracias a su burrera (bull-bar) incorporada —imprescindible en el agreste paisaje australiano—, una placa que protege el cárter de aceite, y un esnórquel que posibilita la conducción con seguridad a través de 25 pulgadas de agua.

Aquellos que manejaron una Clase G hace 30 años se sentirán como en casa con el modelo 300 CDI. Viene con una cabina simple, con tapicería durable del vinilo en los asientos, esteras de goma del piso, dos tapones de desagüe, y un panel básico en la consola central con los interruptores justos y necesarios. El diseño utilitario no es un absurdo, sino precisamente lo que su público objetivo ha estado buscando.

Bajo el cofre, la G300 CDI es propulsada por un motor V6 de 3.0-litro turbodiesel, el cual le genera 181 caballos de fuerza y 295 libras-pie de torsión. Este seis cilindros envía su poder a las cuatro ruedas a través de una transmisión automática de cinco velocidades. Viene además de un sistema de tracción total a tiempo completo con una división delantera-trasera de 50:50, así como con una caja de transferencia de doble velocidad.

La G300 cuenta con ángulos de aproximación y de salida de 38 y 35 grados, respectivamente. Puede cargar 4,596 libras, y remolcar 4,872 libras, si es que está equipado correctamente.

Construida a mano en Austria, el Mercedes-Benz G300 CDI está a la venta ahora en toda Australia. Su precio comienza en los $119,900 dólares australianos, una suma que se convierte en casi $90,000 dólares norteamericanos. Llega para competir con la inmensamente popular Toyota Serie 70 Land Cruiser, otro invencible off-roader que ha estado en producción durante décadas.

Esta nueva adición a la línea G-Class podría ser vendida en otros mercados alrededor del mundo, aunque es bastante poco probable que la podamos ver en algún showroom de los EE.UU.