¡Green Hell! El Mercedes-AMG GT R 2018 está listo para devorar a las pistas

El Mercedes-AMG GT S es capaz de mantenerse firme en la carrera, algo que ya sabemos desde hace un tiempo. Y ahora Mercedes tiene una nueva versión, que no sólo “resulta” bien en las pistas, sino que está específicamente fabricado para ellas.

en su lanzamiento de esta semana, el tono de verde que lleva el Mercedes-AMG GT R 2018 no es casualidad. Se llama AMG Green Hell Mango, en referencia a Nüburgring. El circuito alemán —conocido como “Infierno Verde”— es donde Mercedes (y cualquier otro fabricante de automóviles) perfecciona el manejo de sus nuevos modelos.

Relacionado: Mercedes AMG reveló su nuevo coupé de motor biturbo y 362 HP

Aunque por el nombre podría uno llegar a confundirlo con cierto Nissan, el AMG GT R es un Mercedes de tomo y lomo. La parrilla “Panamericana” que por primera vez luce (como la del AMG GT3 de carreras) le otorga un aspecto único y agresivo. Los guardabarros delanteros están hechos de fibra de carbono, y son 1.8 pulgadas más anchos que en el AMG GT S. Mientras, los guardabarros traseros tienen extensiones de aluminio que los ensanchan 2.2 pulgadas. Eso le permitió a AMG poder ensanchar sus ruedas y usar unas llantas de 20 pulgadas. La parte trasera está decorada por un gran alerón, así también como una salida de escape central.

Debajo de toda esta llamativa carrocería, AMG ha hecho uso de más de algún truco aerodinámico. En la parte baja, delante del motor, posee una aleta de fibra de carbono que se gira hacia abajo cuando el auto alcanza las 50 mph en modo de carrera. Esto cambia el flujo del aire y ayuda a que el vehículo se mantenga adherido al asfalto. También hay persianas activas en la parrilla, las cuales se cierran para reducir la resistencia, y se abren en caso de que se necesite un flujo extra de aire para enfriar el motor. En la parte trasera, AMG ha añadido un doble difusor con el fin de ventilar el calor de los gases de escape.

La potencia proviene del mismo doble turbo V8 4.0 litros utilizado en otras variantes AMG GT. En el GT I produce 577 caballos de fuerza y 516 libras-pie de torque, mientras que en el GT S la producción es de 503 caballos de fuerza y 479 libras-pie, y 456 caballos y 443 libras-pie en este nuevo modelo 2017. Todo ese poder se envía a las ruedas traseras a través de una transmisión automática de siete velocidades. Mercedes asegura que el GT R pasa 0 a 60 mph en 3.5 segundos, y puede alcanzar una velocidad máxima de 198 mph, poco más de 318 km/hora.

Relacionado: Te presentamos el Brabus 850 6.0 biturbo cabrio: el descapotable más potente del mundo

El chasis también ha recibido algunas mejorías, así, como la incorporación de un sistema de dirección en las ruedas traseras. Al superar las 62 mph, estas se posicionan en sentido opuesto a las delanteras, aumentando así la agilidad . De igual manera, se posicionan en la misma dirección que las delanteras a velocidades más altas, otorgándole al vehículo una mayor estabilidad. Un sistema de suspensión adaptativa está también en el menú, junto con un control de tracción con nueve niveles programables.

El 2018 Mercedes-AMG GT R saldrá a la venta en los EE.UU. en algún momento de 2017. Los precios se anunciarán cerca de aquella fecha, pero se espera que el GT R cueste mucho más que los $ 132,125 del precio base de un GT S 2017. Eso sin contar lo que tendrás que gastar después en neumáticos, que no será poco.