Ya está aquí el Mazda MX-5 Miata RF con techo duro

De Mazda se podrán decir muchas cosas, pero una cosa resulta casi indiscutible: su modelo Miata es uno de los carros más entretenidos que se pueden conducir hoy en día. Lo era siendo un descapotable con techo de lona, y lo continúa siendo ahora, convertible de techo duro.

Presentado el pasado mes de abril en el Auto Show de New York, el MX-5 Miata RF (RF: Retractable Fastback) no cuenta con un motor más grande ni más rápido, aunque sigue siendo un vehículo ligero, beneficio que redunda en el placer de conducir.

Relacionado: El nuevo Mazda Miata Speedster viene sin techo y sin parabrisas

El techo duro retráctil puede abrirse o cerrarse en tan sólo 13 segundos. Al hacerlo, las ventanillas se bajan automáticamente, y no hay necesidad de anclar el techo a la parte superior del parabrisas, ya que el RF hace esto por sí solo.

Se presenta en dos modelos: Club y Grand Touring. El primero cuenta con faros LED, luces diurnas traseras y delanteras, capó y tapa de maletero de aluminio, difusor de aire en parachoques delantero, spoiler trasero y parabrisas con control de tinte. Bajo el cofre, un motor SKYACTIV-G DOHC de 2.0 litros, 16 válvulas y 4 cilindros con VVT, el cual genera 155 caballos de fuerza a 6,000 rpm y 148 libras-pie de torque a 4,600 rpm.

El Grand Touring cuenta con faros delanteros LED de encendido y apagado automático, así como LED también son las luces traseras y las diurnas. Viene también con un capó y tapa de maletero de aluminio, y todas las otras características del Club, incluido en este punto el mismo motor. Lo cierto es que las diferencias entre ambos modelos son mínimas (e el interior, la mayoría) y aquello ya se puede ver en los precios, bastante cercanos entre ellos: $31,555 el Club, y $32,620 el Grand Touring. Hablamos de los precios de base, a los cuales hay que agregar $835 por gastos de envío. En cualquier caso, es mucho más económico que la inmensa mayoría de los deportivos.

Lo dicho: si eres un fanático de los deportivos biplaza, y no quieres esperar hasta los 70 años para juntar el dinero, quizá debas acercarte ya a un concesionario de Mazda. Podemos apostar a que no te arrepentirás.