La primera máquina vendedora de coches abre en Nashville

Vendedores de autos usados son generalmente retratados como mentirosos y no en vano se han ganado la reputación. Por supuesto, no todo vendedor se ajusta al estereotipo, pero todos aquellos que alguna vez compramos un auto pensamos antes de tomar la decisión  ¿Me estará diciendo la verdad, realmente hará todo lo que dice, o me está “vendiendo un limón”?

Carvana, un concesionario de autos nuevos y usados de Nashville (Tennessee), quiere buscar “Una mejor manera de comprar un coche” y evitar la molestia del regateo de precios, falsas promesas y el papeleo, y para ello acaba de lanzar un nuevo sistema de venta que está haciendo una pequeña revolución. A través de un sistema totalmente automatizado, los clientes eligen y compran sus autos en las páginas web de la compañía y sin intervención de ningún vendedor.

Relacionado: Los carros más caros

El proceso, que toma alrededor de 20 minutos, el cliente puede realizar una vista de 360° del coche antes de decirse, elegir el tipo de financiación y por último, pasar a buscarlo por la “primera máquina vende autos”, una gigantesca máquina que entrega el auto al estilo de las expendedoras de golosinas o gaseosas.

La máquina, es una estructura de 5 pisos que contiene hasta un máximo de 20 coches por vez. Durante su presentación el viernes pasado, Ernie García, presidente de Carvana, explicó que a la llegada del cliente recibe una moneda de 3 pulgadas de diametro que debe insertar en la máquina para que el vehículo comprado sea recuperado de la plataforma robótica y entregado al usuario.

García dijo que las pruebas de manejo o “test drive” están en declive, pero para los clientes que todavía les gusta probar antes de comprar pueden hacerlo. Carvana ofrece un período de prueba de siete días. “Usted puede conducir a su alrededor, y si después de una semana no está convencido, puede devolver el coche”.