El paraíso del tuneador: los 15 mejores autos para transformar (Tercera Parte)

Y llegamos al final de la lista: los últimos 5 carros que parecen haber sido hechos para ser tuneados. En las notas anteriores vimos ejemplos como el Honda Civic, el Toyota Supra, el Mazda MX-5 Miata, el Ford Escort RS Cosworth y el Mitsubishi Lancer Evolution, a todos los cuales las modificaciones de carrocería y de motor les sientan de maravilla.

La lista se cierra… pero solo de momento, ya que es muy probable que pronto volvamos a hacer otra. Y es que, como hemos dicho, cada día aparecen más y mejores piezas de recambio, productos todos de un mercado que se ha profesionalizado una enormidad y que, por lo mismo, goza de muy buena salud.

Relacionado: Los diez autos más confiables

Subaru Impreza WRX STI

wr13704-970x647-c

Al igual que el Mitsubishi Evolution, el Subaru WRX y el WRX STI son compactos normales que han sido convertidos en máquinas de rally. Con unos motores boxer turbo y tracción en las cuatro ruedas “empaquetados” en cuerpos sedán (y a veces, incluso, hatchback), el WRX siempre ha sido el vehículo divertido y de alto rendimiento, ideal para aquellas personas que tienen (además de un trabajo y obligaciones familiares) una vida.

A pesar de sus especificaciones siempre fueron impresionantes, no tuvo que pasar mucho tiempo antes de que la gente comenzara a modificar sus modelos, produciendo algunos autos de carreras verdaderamente impresionantes. Por cierto, puedes leer también las impresiones que hace un tiempo nos dejó el WRX STI Series.HyperBlue 2016.

Ford Mustang

mst16_pg_005_ext_enl-970x647-c

Desde que Ford encargó a Carroll Shelby fabricar el primer GT 350 en la década de los ‘60, el Mustang ha sido siempre un adelantado en la plataforma para las mejoras de rendimiento.

La introducción del “Fox-body” en 1979, así como el desarrollo manifiesto de las décadas posteriores, no ha hecho sino demostrar que este auto muscular podría sobrevivir en la era de las regulaciones de inyección electrónica de combustible y las emisiones, sin dejar de ser irremediablemente atractivo.

Y ese es el caso actual. Puede que no sea el Mustang que tuvo tu padre, pero tiene un aspecto igual al suyo, y una nueva gama de motores EcoBoost turbo, y modelos Shelby centrados exclusivamente en las pistas.

El Ford Shelby GT350R ha sido pre-seleccionado recientemente en categoría de mejor rendimiento de nuestros Premios 2016 de autos. Para ver qué tal lo hizo, haz clic aquí.

Scion FR-S

En un mundo obsesionado con los caballos de fuerza, vehículos como el Scion FR-S son una bocanada de aire fresco. Al igual que el Mazda MX-5, el FR-S prioriza el manejo por sobre la fuerza bruta. Y hay que decir que el resultado es una máquina increíble, ideal para escaparse por las carreteras secundarias.

En otras palabras, el FR-S es el retorno a la idea japonesa de los autos deportivos. Su tamaño compacto, su bajo peso, y el carácter que le otorga su tracción trasera, harían padecer de ataques de nostalgia a los propietarios de un Toyota Celica, un Nissan 240SX, o incluso un Honda S2000. Además, el auto es más y más fácil de modificar a medida que va envejeciendo.

2016-scion-fr-s-970x647-c

La marca Scion recientemente suprimida, por lo que para el año 2017, el modelo FR-S se convertirá en el Toyota 86, un claro homenaje Corolla AE86 de la década de los ‘80.

BMW M3

El favorito de las revistas es también el favorito de los garajes. Y modificado, el BMW se ha vuelto tan popular en los EE.UU. como los modelos japoneses. Y todo, absolutamente todo se lo debemos al BMW M3.

rsz_bmw-m3-e301-970x647-c

Su chasis de tracción trasera compacta le da una excelente base para las modificaciones de rendimiento. Además, hay mucho espacio para mejorar su exterior —muy atractivo de fábrica, sí; pero quizá algo formal. A pesar de sus medallas de lujo, el encontrarse un M3 usado no es tan difícil, y lo que es más importante: cada generación es igual de buena que la anterior.

Bueno… En realidad, el E30 es claramente el mejor de todos.

Porsche 911

rsz_p16_0167_a5_rgb-970x647-c

El legendario 911 es uno de los pocos autos deportivos de alta gama que posee un importante apoyo de piezas para su personalización, quizá por el hecho de que todas las modificaciones le sientan excepcionalmente bien. Desde las fabulosas creaciones de Singer y la colección de Magnus Walker, existe una notable cantidad de posibilidades para un carro que no ha cambiado mucho en 50 años.

El auto está todavía en evolución, aunque como todos los 911 que no son GT3, cuentan ahora con motores turbo en lugar de unidades de aspiración natural y de altas revoluciones. Eso significa que el auto tiene una personalidad diferente a la que tenía antes, lo que presenta un territorio nuevo (y muy apetecible) para el creciente mercado de accesorios.