Los 10 autos más caros del mundo (Segunda Parte)

Iniciábamos ayer un recuento de los 10 autos más caros del mercado y que estén legalizados para ir por las autopistas del mundo. Te hablábamos entre otros del Koenigsegg CCXR Trevita, que con su precio de $4.8 millones de dólares es vehículo más caro que legalmente puede ir por las calles y carreteras del mundo. Bueno, de cierta parte del mundo, claro, ya que estos autos están sólo al alcance de unos pocos —muy pocos— bolsillos.

Te hablamos también del Lamborghini Veneno; del Lykan Hypersport (famoso desde su vuelo en Furious 7), del Bugatti Veyron y el Ferrari Pininfarina Sergio. No sabemos aún si ese 1% de la población más rica del mundo es o no del todo feliz, aunque algunos recientes estudios menos románticos parecen decir que sí… Pero bueno: ellos pueden permitirse estos caprichos, por lo que mal, lo que se dice mal, no lo deben pasar.

Relacionado: Los 10 autos más confiables (primera parte)

La lista continúa, y ciertas marcas vuelven a repetirse. Y quién sabe, esta tarde, cuando vuelvas del trabajo, puedes probar suerte en el PowerBall. Quién no te dice que tal vez en unas semanas puedas tener uno de estos estacionado en la puerta de tu casa. ¡Mucha suerte!

Pagani Huayra BC: $2.6 millones

Con un V12 de origen AMG, el Pagani Huayra es una bestia de principio a fin. No por nada, Huayra es el nombre del dios inca de los Vientos, y da su nombre a uno de los autos más rápidos que —legalmente— pueden ir por las autopistas. Aún así, en el Salón de Ginebra 2016, Pagani Huayra presentó este modelo BC, una versión aún más ligera y, por lo mismo, más rápida y absolutamente hot.

Está equipado con un enorme alerón trasero activo que genera 1,102 libras de carga aerodinámica a 155 mph, así como un mayor ancho de vía trasera; nuevos faldones laterales, y algún otro componente aerodinámico más. A pesar de todas estas adiciones, es un verdadero peso pluma, marcando en la balanza unas ínfimas 2,654 libras, todo gracias al uso extensivo de fibra de carbono y otros materiales ligeros.

Todo este paquete de aciertos cuesta $2.6 millones, aunque más correcto sería decir que “costaba”, ya que las 20 unidades fabricadas ya han sido vendidas.

Ferrari F60 America: $2.5 millones

Para celebrar los 60 años de Ferrari en Estados Unidos, la marca italiana construyó 10 ejemplares de esta impresionante bomba. Basado en el F12 Berlinetta, el F60 es ante todo un patriota, con los colores de la bandera de las barras y estrellas bordada en los asientos.

Este superdeportivo es mecánicamente idéntico al F12, pero sabemos que el Berlinetta no es precisamente un Fiat Panda. Su motor V12 de 6.2 litros produce 740 caballos de fuerza, suficientes como para propulsar el auto de 0 a 60 mph en sólo 3.1 segundos.

Bugatti Chiron: $2.5 millones

¿Cómo un clásico puede seguir siendo clásico? Pues, haciéndolo cada vez mejor. Con un precio inicial de $2.5 millones y un nuevo cuerpo de infarto, el divino Chiron supera a su predecesor en todas las formas imaginables. Mientras que el Bugatti Veyron redefinió lo que un automóvil podía hacer, el Chiron llegó para reírse de los que aseguraron que el Veyron sería el último de su clase, superando aún más los límites de rendimiento y poniéndolos en la estratosfera.

Las características casi monstruosas de este súper-superdeportivo son posibles gracias a su reelaborado W16 de 8.0 litros turboalimentado, que produce unos insanos 1,500 caballos de fuerza y 1,180 libras-pie. Pasa de 0 a 60 mph en 2.5 segundos, y su velocidad máxima —limitada por las normas— es de 261 mph, 420 kilómetros por hora. Y sí: no es el auto más rápido del mundo (honor que pertenece al Hennessey Venom GT), pero en esta lista no hablamos sólo de un asunto de velocidad. Es el todo lo que importa. Y el Chiron es casi todo.

Koenigsegg One:1: $2

Puedes comprarte varias cosas con $2 millones de dólares: una casa bonita, 80 Mazdas MX-5, un armario repleto de ropa de los más exclusivos diseñadores… o el “mega-auto” que te mostramos arriba. Más de alguno podría pensar en una mejor manera de gastar los ahorros de toda una vida, pero bueno: también se vive sólo una vez, ¿no? Además, después de leer lo que el auto es capaz de hacer, $2 millones incluso podrían parecer una ganga.

La edición limitada del One:1 se basa en el Agera R, y se ganó su apodo poético gracias el empleo de una proporción: 1 kilogramo de peso = 1 caballo de fuerza. ¿Cuánto pesa el autito? 1,340 Kg. Así que ya lo sabemos: 1,340 caballos de fuerza que pueden propulsarlo —teóricamente— a 273 mph, casi 440 km/h. En pocas palabras, se trata de uno de los automóviles más rápidos que se haya jamás fabricado, y con su núcleo de nido de abeja de estilo F1, la fibra de carbono y los frenos cerámicos ventilados, es también uno de los más avanzados.

Sólo seis ejemplares fueron fabricados, y cada uno se vendió con bastante rapidez.

Lo dicho: su peso en oro.

Koenigsegg Regera: $2 millones

Cuando pensamos en súper-autos híbridos, solemos fantasear con la llamada “santa trinidad”: McLaren P1, Porsche 918 Spyder, y Ferrari Laferrari. De alguna manera, Koenigsegg siempre se queda fuera, y eso a pesar de que el fabricante sueco ha hecho un vehículo que supera a su competencia de muchas maneras.

Impulsado por un doble turbo V8 de 5.0 litros, y con una batería de 4.5 kWh, el Regera genera 1,500 caballos en total, una estadística aún más impresionante si tenemos en cuenta el bajo peso del vehículo, de 3,240 libras. Va de 0 a 60 mph en sólo 2.8 segundos, y llega a las 186 mph en 10.9 segundos. Según estimaciones internas de Koenigsegg, el auto es capaz de alcanzar su velocidad máxima de 248 mph en tan sólo 20 segundos, más o menos, todo un triunfo ya no sólo sobre su competencia, sino sobre la ciencia física, en general. Y es una “estimación”, ya que aún no han podido encontrar una pista lo suficientemente larga para ponerlo en práctica.