Land Rover estaría trabajando en una coupé crossover eléctrica

Land Rover Range Rover Sport —un nombre bastante largo para un vehículo. Así y todo, el constructor británico estaría pensando en alargarlo un poco más, agregándole una de las palabras más populares del léxico automotor: coupé.

El segmento de “crossovers” se está convirtiendo en el segmento favorito del mercado, y las automotrices están buscando la manera de que los clientes consuman más de estos modelos. Para BMW, la respuesta fue su X6 cross-coupé, lanzado en 2008. Desde ese momento, otras marcas han estado emulando a la marca alemana, incluyendo a su competidor más feroz —Mercedes-Benz— quien acaba de lanzar el GLE Coupé para competir directamente con el X6.

Relacionado: Porsche comenzará a fabricar su primer auto eléctrico

Y ahora es el turno de Land Rover, y de acuerdo con Autocar, los británicos van a empezar donde empezó BMW —en la categoría de tamaño mediano de lujo. Llamado internamente como L560, el nuevo modelo compartiría el nuevo chasis con el Jaguar F-Pace y sería promocionado como un vehículo todo-terreno.

La estructura liviana de aluminio será buena no solo para mejorar el consumo de combustible de los motores nafta y diésel, ya que existe una buena probabilidad de que el nuevo modelo también sea ofrecido con motorización eléctrica. Una estructura más liviana con la aerodinámica mejorada de una coupé es una combinación ideal para un vehículo eléctrico.

Jaguar Land Rover (JLR) está actualmente desarrollando un motor eléctrico para su F-Pace EV que, supuestamente, debutará el año próximo con el objeto de ayudar a la compañía a alcanzar un mix eléctrico en su flota del 15% para el año 2025.

Relacionado: Maserati ofrecerá 5 autos eléctricos en los próximos 4 años

Ya que la nueva coupé Land Rover crossover pasará la mayor parte de su tiempo en la ciudad y los suburbios, un impulsor eléctrico tiene sentido. También hay rumores de una configuración híbrida, con un par de motores eléctricos acompañados del V6 de 340 caballos de los modelos XF y XE.

Los modelos no eléctricos del nuevo crossover llevarán motores de Land Rover de seis y ocho cilindros —aunque tampoco hay que descartar el motor de cuatro cilindros del F-Pace.