Jaguar XE 2017: el más compacto de la familia

Los compactos de lujo constituyen uno de los segmentos más competitivos de la industria del automóvil, aunque durante los últimos siete años había faltado algo. Jaguar se retiró de esta competencia en 2009 después de la producción del X-Type, y desde entonces, hemos estado anhelando una un sedán deportivo británico que esté a la altura. Y aquí ha llegado: el Jaguar XE 2017.

Construido sobre una plataforma de aluminio, el nuevo XE aprovecha la excelente dinámica del chasis con toneladas de nueva tecnología. Los competidores de Jaguar están muy bien posicionados en el segmento, lo que significa que la marca debe apuntar bien alto para mantenerse a flote.

Relacionado: Te presentamos el F-Pace 2017, el primer SUV de Jaguar

El XE es un auto de lujo enfocado en los conductores, y en este sentido, el cuatro puertas es una verdadera joya. Provistos de válvulas adaptativas opcionales, el XE se maneja ligero, ágil y lineal, con mucho agarre y poco balanceo de la carrocería. El sistema de tracción en las cuatro ruedas disponible actúa como tracción trasera hasta que se necesita tracción adicional, permitiendo la cantidad perfecta de rotación Sin duda, se siente como un vehículo destinado al conductor, con un manejo que se acerca los serie 3 de BMW y Cadillac ATS. En muchos sentidos, de hecho, el XE de les supera.

El XE viene con tres opciones de motor: un diesel de 2.0 litros con 180 caballos de fuerza y 318 libras-pie de torque; un V6 sobrealimentado de 3.0 litros, con 340 caballos de fuerza y 332 libras-pie; y una unidad a gasolina de 2.0 litros con de 240 caballos de fuerza.

En el interior, las cosas quizá no son tan llamativas. La cabina es más estrecha de lo que cabría esperar, y el asiento trasero es, sin duda, bastante pequeño. Claramente, la ergonomía no es el punto fuerte de este modelo.

Relacionado: Ahora puedes dar un paseo por Nürburgring en este Jaguar F-Type SVR

En el apartado de información y entretenimiento —históricamente, puntos bajos de Jaguar—, podemos ver elementos de mejora. Por ejemplo, el sistema Pro InControl táctil disponible cuenta con una pantalla táctil de 10.2 pulgadas, ostensiblemente más sensible que la vieja unidad de 8.0 pulgadas, y con una calidad gráfica de primera clase.

Después de siete años de ausencia, podemos decir que el XE es un regreso triunfal de Jaguar al mundo del lujo compacto. Otras opciones en este segmento pueden quizá ser más cómodas (Mercedes Clase C), o más impresionantes a nivel tecnológico (Audi A4), pero el Jaguar XE es un auto que ha valido la pena esperar.