El Infiniti Project Black S viene con el corazón de un F1

La diferencia entre los autos de carreras de la Fórmula Uno y los “regulares de calle” es bastante grande. Los de la F1 se fabrican exclusivamente para la velocidad, sin reparar en esfuerzos ni costos. Esto, en cualquier caso, no ha impedido que Infiniti intente agregar algo del ADN de la F1 a su coupé Q60.

Debutando en el Salón del Automóvil de Ginebra de este año, el Infiniti Project Black S aparecerá finalmente ante nuestros ojos. El “proyecto” cuenta con un tren de potencia híbrido que en Infiniti aseguran que se deriva de la tecnología propia de la F1. Generará 500 caballos de fuerza, según informa Autocar, y pondrá en relieve la conexión de Infiniti con el equipo de Renault F1.

Relacionado: El concepto QX50 es un compendio del futuro de Infiniti

Este concept car se basa en el modelo Q60 Red Sport 400. Utiliza el mismo V6 de doble turbo de 3.0 litros que el modelo de producción, el cual desarrolla 400 caballos de fuerza por sí solo. La potencia adicional de 100 caballos le vendrá del sistema híbrido, que recupera energía y lo utiliza para proporcionar un aumento temporal de ésta. Esto es, de hecho, similar a cómo los carros de la F1 utilizan sus sistemas híbridos. Infiniti promete “una aceleración instantánea, significativa y sin retrasos”.

Project Black S recolecta energía durante el frenado y la almacena en un paquete de baterías de iones de litio, de acuerdo con Automotive News (requiere suscripción). El motor eléctrico está unido al eje trasero. A diferencia de un Prius, se espera que el Project Black S sea —por sobre todas las cosas— un vehículo de rendimiento, y no necesariamente uno centrado en la eficiencia de combustible. Por lo demás, no será capaz de conducirse sólo con energía eléctrica.

Esta no es la primera vez que Infiniti ha sacado una versión modificada de uno de sus modelos de producción, o que ha promocionado una conexión F1. Cuando se asoció con el equipo de Red Bull, la marca de lujo de Nissan nombró al conductor Sebastian Vettel como su “director de rendimiento”. También fabricó el Q50 Eau Rouge, que era esencialmente un sedán Q50 “relleno” con el tren motriz de un Nissan GT-R. Sin embargo, no llegó lejos. Tal vez el Project Black S sea diferente. O tal vez no.

Infiniti ve la F1 como una herramienta de marketing, y confía en que su primo corporativo Renault gane carreras y genere buena publicidad. Renault ha tenido mucho éxito en la F1, pero ha tenido que luchar bastante últimamente bajo el nuevo formato híbrido.

Vamos a tener más detalles sobre Project Black S y los planes de Infiniti cuando el Salón del Automóvil de Ginebra abra sus puertas la próxima semana, así que mantente atento a DT Español Autos.