Henrik Fisker vuelve a la carga con su modelo EMotion

Henrik Fisker ha regresado al juego de los autos eléctricos con un nuevo diseño, aparentemente, desafiando tanto a Tesla Motors como a su antigua compañía, Karma Automotive.

Se trata del Fisker EMotion, un nombre que seguramente confundirá los programas de corrección ortográfica de todos los computadores, pero bueno: es el nombre que le han puesto. Y como se muestra en las imágenes, el EMotion es un sedán elegante que tiene un aire familiar con algunos de los otros diseños de Fisker. Hará su debut oficial en algún momento en 2017.

Relacionado: Fisker muestra su nuevo auto eléctrico

El carro en sí es ciertamente llamativo… aunque quizá no es tan llamativo como el original Karma Fisker, el cual —a todo esto— pronto volverá a la producción como el Karma Revero. El parabrisas grande, curvado, la capota baja y las puertas de mariposa, son toques bastante llamativos, aunque el resto del vehículo parece otro carro más de Fisker.

Pero vamos a los números. Las especificaciones son aquí impresionantes. Fisker afirma que el EMotion tendrá una velocidad máxima de 161 mph, y un rango de autonomía de carga de 400 millas. Esa gama, que supera al Tesla Model S por 85 millas, será posible gracias a las células de su batería de grafeno. El EMotion también utilizará una estructura de carrocería hecha con una mezcla de fibra de carbono y aluminio para mantener el peso bajo, con un diseño de paquete de baterías destinado a maximizar el espacio interior.

Fisker dice que el EMotion será fabricado en “una instalación existente en los EE.UU.” Es posible que la instalación será la VLF Automotive, en Auburn Hills, Michigan. Fisker viene a ser la “F” en la sigla “VLF”, fundada por el ex ejecutivo de General Motors Bob Lutz, y el empresario Gilbert Villarreal. Además del Force 1, VLF construye el Destino, un Karma Fisker que trae el motor V8 de un Chevrolet Corvette en lugar del tren eléctrico original.

Los detalles del programa de producción para el EMotion se darán a conocer después de su presentación oficial. Mientras tanto, Karma Automotive continuará trabajando en el Revero. Como propiedad del gigante chino Wanxiang, Karma planea fabricar autos en los Estados Unidos en Moreno Valley, California.