Un aerodinámico McLaren 720S Super Series debuta en Ginebra

Ya está aquí: El McLaren 720S Super Series ha sido presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra después de meses de rumores y filtraciones de imágenes. Como reemplazo del 650S, el 720S viene con la tecnología más reciente de McLaren y lo último de su lenguaje de diseño.

“El Super Series es el núcleo del negocio de McLaren, y personifica la mezcla de un desempeño extremo, un lujo elaborado y una participación sin precedentes de los conductores”, dijo Mike Flewitt, CEO de McLaren Automotive. “Esta es la primera vez que reemplazamos una familia completa de productos, y el nuevo 720S es absolutamente fiel al espíritu pionero de McLaren de dar siempre un salto revolucionario hacia adelante, tanto para nuestra marca en sí como para el segmento de los superdeportivos“.

Relacionado: McLaren Carbon Series LT es aún más liviano que el 675LT Spider

Si pensabas que el 650S ya tenía un diseño extraordinariamente aerodinámico, prepárate ahora para redefinir tu comprensión de este concepto. Es algo que ya salta a primera vista: en particular, el 720S carece de tomas de radiador en los lados del vehículo, y en su lugar utiliza una “doble piel” de forma aerodinámica que hay en sus puertas diédricas, las cuales canalizan el aire a los radiadores del motor de montaje medio. El Super Series también sustituye a los faros tradicionales con unos rayos LED delgados, montados dentro de los canales de aire.

Debajo de la carrocería curvada nos encontramos con un chasis monocasco totalmente nuevo de la fibra de carbono, el cual mantiene el peso total del modelo apenas por sobre las 2,800 libras. En comparación, el McLaren 650S pesa poco más de 3,100 libras. Lo que no es fibra de carbono es de aleación de aluminio, incluyendo unas llantas nuevas y elegantes.

La potencia es suministrada por un nuevo V8 de 4.0 litros turbo —derivado del motor TT de 3.8 litros del 650S— el cual produce 710 caballos de fuerza y 568 libras-pie de torque. Una transmisión de doble embrague de siete velocidades envía esta potencia a las ruedas traseras para poder acelerar de 0 a 60 mph en apenas 2.8 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 212 mph. El 720S también cuenta con la próxima generación de suspensión activa de McLaren, el Proactive Chassis Control II.

En el interior, McLaren mantiene su característico diseño minimalista, aunque con un poco más de cuero y toques de aluminio mecanizado. Una nueva interfaz de controladores, que incluye una pantalla de conductor plegable y una pantalla de entretenimiento en el centro, se estrena también con el 720S.

Tres niveles de acabado estarán disponibles inicialmente: Estándar, Performance y Luxury, aunque la diferencia entre estos tres niveles es por ahora un misterio. Los clientes empezarán a recibir sus carros en mayo. Los precios para el 720S comienzan en las 208,600 libras, unos $254,300 dólares al cambio actual.