Esta minivan de Atieva vence a un Tesla y a un Ferrari en una carrera de velocidad

“Vamos a competir con un Tesla y un Ferrari”, dijeron los de Atieva, y de seguro que muchos se largaron a reír. Pero bien dicen por ahí que de los que creen es el reino de los cielos, y Atieva puso en la pista furgoneta eléctrica llamado cariñosamente Edna para que compitiera contra un Tesla Model S y un Ferrari no especificado. La carrera “fue una oportunidad para que el equipo pasara un buen rato”, según el blog de Atieva.

Edna, la furgoneta en competición, es la utilizada habitualmente por Atieva como objeto de pruebas de sus sistemas de propulsión, ya que tiene un montón de espacio interior para probar en ella sus componentes y, presumiblemente, espacio también para que sus ingenieros puedan trabajar y moverse con más holgura.

Relacionado: RoboRace, la locura de las carreras de coches autónomos

Resulta Edna es solo embalaje. “Bajo la piel de Edna existen dos motores eléctricos, dos conjuntos de potencia electrónica, dos cajas de cambio, y una batería capaz de almacenar 87kWh de energía, la suficiente como para dar salida a más de 900 caballos de fuerza, además de todo el software que hace posible que todos estos componentes interactúen entre sí correctamente. Con Edna hemos sido capaces de probar varios aspectos del sistema de tren de potencia, incluyendo algunos algoritmos de control de motor, los comportamientos de frenado regenerativo, acelerador de tacto del pedal, y estrategias de refrigeración, por nombrar sólo unos pocos”, han dicho en el blog.

Por esto, la furgoneta eléctrica no es un diseño de producción, ni siquiera un modelo previsto para su eventual venta. El primer vehículo que Atieva lance comercialmente será un sedán de lujo previsto para debutar en 2018, seguido de dos crossovers de lujo para 2020 y 2021, según ha dicho Electrek. Es posible que Atieva siga el plan primigenio de Tesla, con una primera producción y venta de autos de gama alta para así reunir el dinero suficiente y poder desarrollar vehículos más convencionales.

La demostración pone de manifiesto que incluso un vehículo pesado puede “volar” por la pista si cuenta con suficiente energía eléctrica a bordo.

La carrera de velocidad es entretenida, pero lo único que se muestra es el tiempo de 3.01 segundos que va de las 0 a las 60 millas. El Tesla Model S P90D en modo Ludicrous tiene un registro de 2.8 segundos en la misma prueba, pero de acuerdo con Electrek, el Tesla del video no parece tener esa configuración. Y el modelo de Ferrari no se especifica.

Y aún antes, lo más importante de todo este asunto: ¿quién demonios necesita realmente una furgoneta 900 caballos de fuerza? Tal vez un monovolumen para mamás y papás con muchos niños que dejar y pasar después a recoger en el marco de una agenda muy, pero es que muy apretada, quizá… Pero fontaneros, pintores y repartidores, como no sean parte del staff de una película de Vin Diesel, pues la verdad es que no tiene mucho sentido. En fin: Esto ha sucedido, y te lo queríamos contar.