Ford aumenta los radares y el computador central de su Fusion Hybrid autónomo

Ford está trabajando para producir un vehículo con autoconducción en 2021, y el sedán Fusion Hybrid ha sido su principal “ratón de laboratorio” para probar esta tecnología. Actualmente, Ford presenta una flota de Fusion Hybrids modificados y convertidos en prototipos de vehículos autónomos. Y todos están a punto de recibir otra actualización.

El prototipo autónomo Fusion Hybrid de próxima generación de Ford se presentará en el CES 2017 y en el Salón del Automóvil de Detroit 2017, ambos eventos a realizarse durante las próximas semanas. Los nuevos vehículos contarán con numerosas mejoras en el hardware de conducción autónoma, según informa un blog de Ford. Probablemente, se basarán en el Fusion Hybrid actualizado que ya ha debutado como modelo año 2017.

Relacionado: Ford Sport Fusion 2017 desafía a la competencia extranjera con sus 325 HP

Los nuevos vehículos de prueba de conducción autónoma contarán con un hardware computacional mejorado, lo que permitirá una mayor potencia de procesamiento. La ubicación de los sensores también se ha modificado, permitiendo que los vehículos puedan ahora “ver mejor”. La gama mejorada de sensores incluye tres cámaras montadas sobre dos bastidores en el techo, una cámara orientada hacia el frente montada debajo del parabrisas, unas unidades de radar de corto y largo alcance, y dos unidades lidar, que sobresalen de los pilares A como un par de antenas.

Las unidades lidar tienen un diseño nuevo, más aerodinámico, así como un campo de visión más específico, según Ford. Esto permite que el Fusion Hybrid necesite dos unidades en vez de las cuatro anteriores. Los datos obtenidos por los sensores se comparan con un mapa 3D del entorno, permitiendo al vehículo orientarse en todo momento. Tanto estos sensores como los microcomputadores que componen el “cerebro” del carro utilizan bastante electricidad, razón por la cual Ford utiliza los Fusion Hybrids en lugar de otros modelos no híbridos. Y es que el paquete de baterías de alta tensión de los híbridos puede proporcionar toda la energía que el sistema de conducción autónomo necesita.

Ford ha estado probando la versión actual de su Fusion Hybrid autónomo desde 2013, y a principios de este año aumentó la flota de 10 a 30. Los sedanes autónomos se han probado en pistas cerradas, así como en caminos públicos de Arizona, California, y Michigan. En 2017, Ford planea triplicar la flota de pruebas a 90 vehículos.

El programa de prueba sentará las bases para el lanzamiento de un automóvil completamente autónomo de alto volumen en 2021. El coche no tendrá un volante ni pedales, y será construido específicamente para los servicios de transporte compartido de personas.