Ford GT40: la leyenda deportiva de los ’60 aún vive

La leyenda del Ford GT40 es mucho más que unas cuantas frases contadas con mayor o menor pasión. Pero vamos a usarlas como contexto para después explicar más cosas.

El GT40 Mk I fue fabricado con el único objetivo de superar a Ferrari, que había estado ocupando las más altas posiciones en el podio de las 24 Horas de Le Mans desde hace hacía años Pero por desgracia, cada uno de los Lola Mk6 construidos en 1964 ni siquiera pudieron terminar la carrera de ese año. La tarea se veía complicada, casi imposible

Relacionado: Ford GT de edición limitada rinde homenaje a leyenda de Le Mans

Fue entonces cuando este equipo de competición de Ford fue entregado a Carroll Shelby. Así, bajo la dirección del legendario piloto y fanático de los autos, se diseñó y fabricó el GT40 Mk II, un 7.0 litros V8 de 427 pulgadas cúbicas, con mejor dinámica, y un montón de actitud. En su primera carrera de 1966, Ford acabó 1º, 2º y 3º, dando comienzo así a una de las leyendas más famosas de la historia del automovilismo. Ford continuó dominando en Le Mans en 1967, 1968 y 1969, siempre con versiones actualizadas de su GT40.

Aunque Ford creó siete coches de producción del Ford GT40 Mk III, no fue sino hasta 2005 cuando el fabricante de automóviles presentó un modelo disponible para el gran público: el Ford GT. Es por esta razón que las reconstrucciones “de calle” del Ford GT40 tienen un lugar especial en los corazones de los entusiastas del automóvil. Y entre los talleres especializados que asumen la tarea continuar la leyenda del GT40, nadie lo hace mejor que Superformance.

El cuerpo y los componentes del Mk II de las fotografías que aquí arriba vemos están diseñados con las especificaciones exactas del modelo original, es decir, dos tercios de las partes podrían ser intercambiados con el vehículo de1966, incluyendo el chasis. Este vehículo, en concreto, ha sido proporcionada por Hillbank Motorsports, un distribuidor de vehículos de Superformance.

En Superformance, de hecho, se encargaron de construir el chasis (sin motor), pero los autos terminados son comúnmente equipados con un V8. El de la fotos utiliza un 427 pulgadas cúbicas V8 Roush, tal como el de carreras, pero ha sido reajustado para producir 550 caballos de fuerza y 525 libras-pie de torque.

Relacionado: Los Ford GT disponibles para dos años se agotaron en sólo 30 días

Eso sí, la transmisión manual de cuatro velocidades clásica sigue estando. Para manejar toda esa potencia, Superformance utiliza amortiguadores Bilstein con H&R Springs, una suspensión delantera y trasera totalmente independientes, y un kit de frenos Wilwood. Y lo mejor de todo: el vehículo pesa sólo 2.200 libras.