Todo lo que necesitas saber sobre el próximo auto de Faraday Future

Faraday Future forma parte de un grupo creciente de empresas nacionales y extranjeras creadas con un objetivo explícito en mente: competir (y, en lo posible, derribar) a Tesla Motors para así, eventualmente, dominar el segmento de los vehículos eléctricos. Ah, y no sólo eléctricos: también deben ser rápidos y lujosos. Faraday, con sede en California y respaldada por China, ha contratado a empleados de BMW, Lamborghini, Chevrolet, Jaguar Land Rover, e incluso Tesla y SpaceX, todo por conseguir su ambicioso proyecto.

A principios de este año, Faraday Future dio a conocer un concepto llamado FFZero1 en el Consumer Electronics Show (CES). Este elegante y deportivo coupé no desentonaría en lo absoluto en la parrilla de salida de las 24 Horas de Le Mans, aunque los ejecutivos han dejado claro que se trataba simplemente un estudio de diseño construido para mostrar al mundo lo que el equipo de artistas e ingenieros de Faraday es capaz de hacer. El próximo modelo de producción de la marca será mucho más realista.

Relacionado: Fisker enseña un poco más de su EV EMotion

Faraday Future está listo para presentar su primer automóvil “de producción” en unas pocas semanas más, en el CES de este 2017. Lo que sigue es todo lo que sabemos hasta ahora sobre él y sobre esta críptica compañía que está trabajando duro para convertirse en la pesadilla más grande de Tesla.

¿Faraday Future está realmente fabricando un vehículo?

La respuesta corta es “sí”. Faraday Future está a punto de mostrar su primer carro, y espera comenzar las entregas en unos dos años más. El rendimiento y las especificaciones técnicas siguen estando envueltos en un halo de misterio, e incluso su nombre definitivo no se ha hecho público todavía. Sabemos que el modelo se montará en una plataforma modular llamada Arquitectura de Producto Variable (VPA, por sus siglas en inglés) la cual se desarrolló desde cero, y utilizará baterías de iones de litio procedentes de LG Chem. Los reguladores de California autorizaron a Faraday para probar vehículos con auto-conducción el pasado mes de junio, aún cuando sólo se ha confirmado que el vehículo en cuestión será ofrecido con tecnología semi-autónoma.

Los conductores también deben saber que el EV de Faraday será uno de los vehículos de producción con la aceleración más rápida del mundo. Un vídeo teaser recientemente publicado muestra un prototipo camuflado batiendo a un Model X de Tesla en una carrera. Recordemos que el Model X alcanza las 60 mph de una parada en 2.9 segundos en su configuración más rápida, por lo que el vídeo indica que su rival Faraday será bastante rápido.

Faraday Future recibió su primera patente de EE.UU. en marzo de 2016, según su sitio web oficial. El Inversor de Voltaje patentado se desarrolló íntegramente en la empresa, haciendo especial énfasis en su simplicidad y sencillez. Se fabricó utilizando menos componentes que los Inversores fabricados por otras marcas, y alcanza entre un 20 y un 30 por ciento más de densidad de potencia.

El equipo de carreras de Faraday

Incluso sin un vehículo de producción en el mercado, Faraday Future está ya rivalizando con algunos de los más grandes nombres de la industria. La compañía se ha unido con el equipo de Dragon Racing para competir contra Audi, Jaguar, Renault y Mahindra en la férrea Serie F de la FIA con un nuevo auto de carreras.

El bólido de 1,940 libras es capaz de alcanzar los 100 km. por hora en 2.9 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 241 km/h. Genera 270 caballos de fuerza, y se jacta una capacidad regenerativa máxima de 150 kilovatios. En estos momentos, Faraday Future es séptimo en la serie.

¿Quién está detrás de Faraday Future?

Faraday Future cuenta con el respaldo del multimillonaria chino Yueting Jia y su compañía de tecnología LeEco, aunque esa fuente de financiación parece amenazada. En una reciente carta a los empleados, Jia escribió que la compañía se había “sobredimensionado” y que se estaba quedando “sin efectivo”. Dijo que no sólo se debía a los proyectos automotrices, sino también al reciente esfuerzo de lanzar una línea de televisores y teléfonos inteligentes en los Estados Unidos. Además de Faraday Future, LeEco ha estado construyendo autos bajo su propia marca, y tiene una asociación con Aston Martin .

Los futuros autos de Faraday Future llevarán la etiqueta “Made in Nevada”

Faraday Future está en el proceso de construir una fábrica de 3 millones de pies cuadrados y 1,300 millones de dólares en North Las Vegas, Nevada. La marca optó por instalarse en aquel estado después de que los funcionarios del gobierno local le otorgaran $ 219.5 millones en incentivos fiscales. Si Faraday cumple sus promesas, el fabricante daría a la economía de Nevada un gran impulso al emplear a más de 4,500 trabajadores.

Los trabajos de construcción comenzaron en abril de 2016, pero el proyecto fue puesto en suspenso el mes de noviembre siguiente porque AECOM, el contratista a cargo del proyecto, está esperando cobrar una factura de $58 millones en pagos atrasados. AECOM confía en que la construcción se reanudará pronto, aunque no se ha dado una fecha específica.

Posibles problemas financieros

Un reciente informe señala que Faraday Future está en una situación financiera complicada. El fabricante de automóviles habría sido (supuestamente) demandado por un proveedor por facturas impagadas, así como por una compañía de bienes raíces por no pagar el alquiler. Esta inestable situación financiera ha llevado a más de algún empleado a abandonar la empresa, según el mismo informe.

Digital Trends (Inglés) no ha podido hablar directamente con Faraday Future para hacer comentarios, aunque la compañía tampoco ha respondido a las acusaciones. Sin embargo, ha publicado varios mensajes en su cuenta oficial de Twitter, los cuales —en esencia— la situaban como la víctima de una campaña de difamación, injusta y sesgada. La empresa ha manifestado que “el escepticismo y la negatividad sólo refuerzan nuestra convicción de redefinir la movilidad sostenible”. Un segundo Tweet señalaba que “La información negativa deliberada de la prensa y de los competidores es el riesgo de la toda innovación”.