24 Horas de Le Mans 2016: una de las mejores ediciones que se recuerde

La 84ª edición de las 24 Horas de Le Mans ha sido una de los más memorable hasta la fecha. Porsche obtuvo su victoria 18 en el evento, pero llegar al punto más alto del podio siempre es más fácil decirlo que hacerlo. Y sí: se que requiere también un poco de suerte.

Toyota comenzó pronto a mandar en LMP1 y la carrera global desde el principio. Su TS050 (el cual utiliza un motor V6 de 2.4 litros, y un motor eléctrico de gran alcance) fue bastante agudo, rápido y más eficiente que el híbrido de Porsche 919 y el Audi R18, sus principales rivales. El 919 y el TS050 se turnaron para liderar la carrera durante la noche, pero a medida que se acercaba el final parecía que nada ni nadie impediría a Toyota alzarse con la victoria.

Relacionado: Puede que el nuevo Shooting Brake GT86 de Toyota sea lo que has estado esperando

En los boxes, el equipo de Toyota estaba en éxtasis, mientras que los miembros del equipo de Porsche observaban el final de la carrera apesadumbrados, ya que sabían que el N°2 —su 919— corría más de un minuto por detrás del coche nipón. Toyota estaba a punto de convertirse en la segunda compañía japonesa en ganar las 24 Horas de Le Mans. Pero luego, a menos de cuatro minutos para el final de la carrera, el auto N°5 perdió repentinamente su potencia… y se detuvo.

El TS050 se tomó algo de tiempo en volver nuevamente a correr, pero había perdido su ventaja frente a Porsche. Para colmo de males, no fue capaz de completar su última vuelta en menos de seis minutos, por lo que fue descalificado automáticamente. Toyota aún no ha dado una versión oficial de qué fue lo que en realidad sucedió.

“No sé lo que pasó. Pensé que me estaba esperando, y que me volvería a poner detrás de él hasta el final. Entonces me dijeron que había un problema. Esto es Le Mans, y es muy triste terminar así”, dijo Stéphane Sarrazin, el piloto del TS050 N°6, en una entrevista con AutoSport.

En segundo lugar fue justamente para el Toyota N°6, y todo este embrollo permitió además al equipo Audi —cuyos dos R18 habían tenido una carrera particularmente problemática— asegurarse la tercera plaza en el podio. El equipo de Porsche dio a Toyota una ovación después de la carrera.

La carrera fue mucho más brillante para Ford, que tuvo un regreso muy esperado a Le Mans después de décadas de ausencia. Diseñado específicamente para el circuito de Le Mans, el GT tuvo un comienzo difícil, pero realizó una espectacular —e inesperada— remontada. Durante la mayor parte de la carrera, el N°68 GT luchó cabeza a cabeza contra el N°82, un Ferrari 488 GTE, buscando la victoria de la clase Pro LMGTE.

Relacionado: En 2016, Porsche busca repetir la victoria de Le Mans

La distancia que separaba a los dos coches era a veces tan pequeña, que era imposible predecir quién se alzaría con el triunfo. El GT ganó por primera vez en su clase (y fue 18 en la general), exactamente 50 años después de que un Ford GT40 alcanzase el primer lugar general en Le Mans.

“La carrera ha sido increíble. Tuvimos que luchar hasta el final. Ha sido probablemente una de las mejores batallas de esta clase que se haya visto nunca”, dijo Sébastien Bourdais, uno de los pilotos del GT.