El primer súper auto de Qatar: una mezcla de Lamborghini y nave espacial

Si estás buscando súper autos que desafían tu imaginación y que probablemente nunca pasen la fase de prototipo, entonces tienes que ir al Medio Oriente. Esta máquina súper angular prueba nuestro punto. Promocionado como el primer súper auto de Qatar, el concept Elibriea debutó esta semana en el Motor Show de Qatar.

Fue diseñado por un estudiante de la Universidad de Texas A&M del campus de Qatar, y las personas involucradas en el proyecto aseguran que la coupé de dos asientos se producirá en serie, aunque, ¡oh, sorpresa!, no mencionaron cuándo.

Relacionado: Force 1: un nuevo super auto con motor Viper y diseño Aston Martin

Y si no se produce, al menos el Elibriea no habrá pasado desapercibido. Su inusual estilo o diseño ha llamado la atención del mercado. Una nave extraterrestre parece haber sido la inspiración de su parte frontal, y sin duda, las tijeras de Lamborghini “cortaron” sus puertas de apertura vertical. Además de los detalles evidentes, lo inusual de este auto, sin embargo, son sus proporciones. El Elibriea parece ser o muy largo para su ancho, o muy delgado para su largo, y con demasiado espacio entre las ruedas traseras.

Debajo de su audaz carrocería hay escondido un motor V6 de General Motors que produce o 525 0 800 caballos de fuerza (ambas cifras son citadas en diferentes reportes sobre el auto). Elibriea asegura que su creación pesa 1,000 kg (2,200 libras) gracias a su construcción en fibra de carbono, pero hasta el momento no publicó ningún valor de performance como aceleración o velocidad máxima. Aunque el bajo peso prometería buenos valores en esos dos campos.

Elibriea dice que comenzará a tomar pre-órdenes del auto en marzo y que los empezaría a entregar en diciembre. Esos son planes ambiciosos, considerando que la compañía jamás construyó un auto en su breve historia y que ni siquiera menciona el lugar donde se encontraría la fábrica ni cuál sería el precio del vehículo. Sospechoso.

Pero no es raro. Lo cierto es que la mayoría de las nuevas compañías de súper autos hacen lo mismo. Al parecer es más fácil crear un auto con diseño llamativo y alardear con valores de velocidad y aceleración imposibles de probar, que fabricarlo y ponerlo a la venta. Sino, pregúntenle a John DeLorean y a Henrik Fisker.