El nuevo Citroën C3 2016 se atreve con un poco más de tecnología

Citroën ha introducido el nuevo C3, un automóvil de la ciudad que es más o menos el tamaño de un Ford Fiesta.

El fabricante de automóviles parisino ha sido noticia con unas cuantas innovaciones mecánicas futurista en los últimos decenios, aunque recientemente sus últimas creaciones han carecido de características relativamente básicas de tecnología. El nuevo C3 está dispuesto a cambiar eso, y a destacar como uno de los vehículos más modernos y conectados que Citroën haya construido nunca.

Relacionado: Con el E-Tense, DS de Citroën está lista para competir en las grandes ligas

Los fabricantes han desarrollado una función llamada ConnectedCam, una cámara HD de gran angular integrada en la parte posterior del espejo retrovisor. El conductor puede tomar una foto o grabar películas de la carretera con sólo pulsar un botón en el espejo, guardando después los archivos en un disco duro de 16 GB que posee el C3, o compartiéndolas inmediatamente en las redes sociales. Como alternativa, la cámara se enciende automáticamente si detecta que alguna colisión es inminente, y graba imágenes de hasta un minuto y medio.

Una pantalla táctil de 7 pulgadas en el tablero de instrumentos es parte del sistema de información y entretenimiento del C3. El software es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, dos características que aún son bastante extrañas en Europa, especialmente en el segmento de los autos económicos. Por último, la lista de las ayudas a la conducción incluye un sistema de alerta de cambio de carril, y un sistema de monitoreo de los puntos ciegos.

Estilizado a pulso, el C3 toma prestados más de un puñado de detalles de estilo del crossover C4 Cactus. Puedes amar u odiar con similar facilidad su facia delantera con los faros situados debajo de la parrilla, y sus puertas se pueden equipar con paneles de plástico llenos de un aire patentado llamado Airbump, los cuales protegen la carrocería de golpes y abolladuras. En general, el nuevo C3 parece un auto mucho más maduro que los de las últimas dos generaciones.

La historia es diferente bajo el cofre, donde los compradores pueden elegir entre un trío de motores de gasolina de tres cilindros que generan 68, 82 o 110 caballos de fuerza, respectivamente, o un turbodiesel de cuatro cilindros que ofrece 75 o 110 caballos. La tracción es delantera y la transmisión manual vienen de serie, mientras que una caja de cambios automática de seis velocidades está disponible a un costo adicional en algunos motores.