Acura pretende conquistar Pikes Peak con este NSX eléctrico

Si las Horas de Le Mans 2016 fue todo acerca de Ford, podríamos ahora decir que el Pikes Peak Internacional Hill Climb 2016 será todo acerca de Acura. Y no es que el fabricante de automóviles de lujo japonés esté tratando de recrear alguna victoria histórica, sino que —lisa y llanamente— van con todo al Pikes Peak.

Además de los dos coches de lujo NSX 2017 que correrán en las modalidades Time Attack 1 y Time Attack 2, Acura presentará un “concepto de vehículo eléctrico inspirado en el NSX” para la modalidad de modificados eléctricos. Se trata de la misma modalidad en la cual resultó ganador el pasado año el Drive eO PP03, conducido por el veterano Rhys Millen. Pero ese era un auto especialmente diseñado pera un corredor específico, mientras que este Acura utiliza un cuerpo estándar NSX como punto de partida.

Relacionado: Acura NSX 2017 hará su debut oficial en la carrera de Pikes Peak

Este concepto de Acura utiliza una evolución del sistema de propulsión eléctrico de cuatro motores Honda CR-Z, el cual compitió ya el año pasado. Un par de motores eléctricos en cada eje proporcionan al coche una tracción total, la cual puede derivarse de un par de un lado a otro para ayudarlo en las curvas. El piloto de este NSX será quien condujo también el CR-Z el pasado año: Tetsuya Yamano.

El sistema de propulsión eléctrico debiera dar al concepto de Acura una ventaja en Pikes Peak, lugar en donde la elevada altitud suele limitar el rendimiento de los motores de combustión interna. Además de transformar el NSX de un híbrido a un auto completamente eléctrico, Acura realizó extensas modificaciones en el cuerpo del carro. Todavía puede reconocerse como un NSX, pero las llamaradas exageradas de la defensa, así como su enorme spoiler, hacen que se aspecto se asemeje a un auto a control remoto gigante.

Los otros dos autos NSX parecerán algo más “normales”. El de la modalidad Time Attack 2 lo será de hecho, básicamente, excepto en lo relativo a su equipamiento adicional de seguridad. Mientras, el de la modalidad Time Attack 1 poseerá más modificaciones, con un chasis más ligero y un sistema de escape de flujo superior. Los vehículos serán conducidos por James y Nick Robinson, hermanos que trabajan para Acura. James es parte del grupo de desarrollo de motores de América del Norte, mientras que Nick trabajó en el desarrollo del NSX.

Relacionado: Clarion reconstruye un Acura NSX de 1991

Este año se celebra el 100 aniversario de la Pikes Peak International Hill Climb, por lo que una victoria de cualquiera de los tres corredores NSX sería un gran golpe publicitario para Acura. La acción comienza el 26 de junio. Salgan las cosas bien o no, igualmente Acura tiene previsto poner su NSX en las carreteras del mundo a partir del próximo año.