Citroën demuestra que no se queda atrás en el diseño de conceptos

Recién ayer te contábamos sobre el concepto Renault Trezor, el cual había atraído sobre sí toda las miradas en la presente versión del Paris Motor Show. Y por supuesto, el más encarnizado rival de Renault no se iba a quedar atrás.

Citroën no ha querido ser menos, y ha presentado un concepto llamado CXPerience. Y viendo las fotografías, no extraña que haya suscitado tanta expectación como su competencia.

Relacionado: Citroën transforma su C3 en un auto de rally

El CXPerience lleva el nombre del CX, un sedán grande que Citroën produjo entre 1974 y 1991. Sin embargo, los diseñadores de Citroën se han resistido al impulso retro para concebir un vehículo de líneas claramente futuristas, las cuales anuncian —al igual que el Renault Trezor— el próximo lenguaje de diseño de la compañía.

En su parte delantera, el CXPerience cuenta con unos delgados faros en forma de V, además de tres filas de luces de circulación diurna LED escalonadas y situados a ambos lados del parachoques. De perfil, resaltan su cincelada elegancia que se combina con unas ruedas de aspecto deportivo. Una ventana trasera cóncava es el único vínculo visual que existe entre el CXPerience y el CX original.

Unos amplios asientos y un volante de un solo radio rinden un homenaje a los Citroëns históricos, como el DS, y el ya mencionado CX. El tablero de instrumentos está dominado por una amplia pantalla táctil de 19 pulgadas, la cual viene a sustituir a todos los botones, diales y mandos se podían encontrar en la consola central. Una segunda pantalla viene también a sustituir el cuadro de instrumentos, aunque el CXPerience está también equipado con una pantalla heads-up. Los pasajeros sentados en la parte trasera pueden mantenerse siempre conectados (y entretenidos) gracias a un par de tabletas ubicadas en los respaldos de los asientos delanteros.

El CXPerience utiliza un tren motriz híbrido enchufable, compuesto por un motor de gasolina que le proporciona entre 150 y los 200 caballos de fuerza, acoplado a un motor eléctrico compacto, el cual obtiene su energía de un paquete de baterías de 3kWh, capaces de mover por si mismas al vehículo por un máximo de 40 millas.

Cuando el carro entra en acción, el tren motriz híbrido puede ofrecer hasta 300 caballos de fuerza a través de una caja de cambios automática de ocho velocidades. Si bien es muy poco probable que este concepto pase a la fase de producción, sí se espera que su estilo influya en la próxima generación del C5, el cual tentativamente debutaría el próximo año.

Actualizado el 05/10/2016 por Daniel Matus. Se agregan fotos de Ronan Glon, y se modifica texto.