Ford Super Duty 2017: Porque ‘fuerte’ no debe significar ‘bajo en tecnología’

Si hay un ámbito del mundo del automóvil en el que la revolución de la tecnología no ha acaba de llegar del todo, ése es el de las camionetas de carga pesada. Se trata de un segmento en el cual el par y capacidad de remolque importan mucho más que el número de puertos USB o la resolución de las pantallas de visualización.

Sin embargo, en Ford creen —con bastante razón— que una buena tecnología puede hacer aún más buena a una camioneta. Y exactamente aquello es lo que están llevando a la práctica con la Super Duty 2017.

Relacionado: La camioneta Ford F-150 Raptor 2017 tendrá 6 modos de conducción

La Super Duty provoca una primera impresión bastante fuerte. En la delantera, los faros en forma de C con una distintiva línea LED dan la camioneta una apariencia más nueva, más moderna. Los faros parecen poner entre un paréntesis de corchetes a dos barras masivas de cromo, con una enorme insignia de Ford en el centro. Junto con los arcos de las ruedas y el cofre abultado, la facia delantera enfatiza el tamaño del vehículo. Es seguro que esta bestia debe intimidar bastante cuando se la ve a través del espejo retrovisor.

Al igual que la camioneta F-150 (la cual ha sido también rediseñada recientemente), Ford escogió el aluminio en lugar del tradicional acero para el cuerpo de su Super Duty. El cofre, los guardabarros, la cabina (compartida con la F-150) y la cama están hechas de este elemento. Pero mientras que en la F-150 el objetivo era perder peso para mejorar la economía de combustible, con la Super Duty Ford busca lo que denominan “la reinversión del peso”: quitan peso de los lados, a la vez que refuerzan la estructura central de acero, que es ahora un 24% más rígida.

Los compradores pueden elegir entre dos corpulentos motores V8. El motor de gasolina de 6.2 litros produce 385 caballos de fuerza y 430 libras-pie de torque, mientras que el de 6.7 litros diesel Power Stroke genera 440 caballos de fuerza y un increíble 925 libras-pie de torsión. Ambos motores vienen con transmisiones automáticas de seis velocidades y tracción trasera o en las cuatro ruedas. El diesel, en particular, es un motor impresionante, con un montón de energía a todas las velocidades, y emite muy poco ruido y poca vibración, cosas ambas asociada a los motores diesel.

Pero lo que realmente diferencia la Ford Super Duty 2017 de otros modelos es la gran cantidad de elementos de alta tecnología disponibles. Cuenta con una serie de cámaras, además de un sistema de asistencia de conducción, algo a lo cual ya están familiarizados los conductores de autos, pero que constituye un nuevo territorio para las camionetas de carga pesada.

Relacionado: Mercedes-Benz podría comenzar a vender su camioneta en los EE.UU… O no

Dependiendo de cómo esté equipada, la Super Duty puede tener una cámara que mira hacia adelante en la parrilla, una cámara de visión trasera en el portón trasero, unas cámaras en los espejos laterales, y una cámara en la CHMSL (Center High-Mounted Stop Light), en la cama. Esta última es útil si estás llevando un remolque de gran tamaño con un cuello de cisne o de quinta rueda de enganche, y necesitas ver la cama para conectarlo.

El diseño interior se inspira en gran medida en la F-150, incluyendo una pantalla en el cuadro de medidor digital de 8.0 pulgadas. Ubicado entre el velocímetro y el tacómetro, puede mostrar cosas tales como un inclinómetro para la circulación en carretera, e incluso las estadísticas para los remolques del propietario. En la mayoría de los modelos, esta pantalla está emparejada con otra central de 8.0 pulgadas provista de un sistema de información y entretenimiento Sync 3 de Ford, así también como Apple CarPlay y Android Auto.