Bristol presenta su nuevo modelo Bullet

Bristol es uno de los muchos fabricantes de automóviles británicos de los cuales sabemos muy de tarde en tarde. Pero ahora, una empresa de tecnología de la India ha estado intentando resurgir la marca desde hace ya un par de años, y ha puesto en paisaje automovilístico un convertible con un buen motor V8.

Llamado Bullet, este roadster ya lo pudimos ver el mes pasado en el Festival de Goodwood como un vehículo de concepto “camuflado” como Proyecto Pinnacle. Llama de inmediato la atención por su diseño frontal de inspiración retro, con salpicaderas abultadas, faros redondos, y una parrilla estrecha.

Relacionado: Ahora puedes dar un paseo por Nürburgring en este Jaguar F-Type SVR

bristol-bullet-02-1-720x720bristol-bullet-03-1-720x720

La parte trasera se caracteriza por un par de aletas que fluyen desde los paneles laterales, unas luces traseras también redondas, y un tapón de depósito de combustible cromado. El auto es el resultado del trabajo de una casa de diseño italiana, aunque la identidad de la empresa se mantiene —por el momento— en estricto secreto.

La potencia le es dada por un motor V8 de 4.4 litros de aspiración natural, tomado de BMW y sintonizado para generar 370 caballos de fuerza. La conexión entre Bristol y BMW no es tan azarosa como se podría esperar. Se ha de recordar que el primer Bristol ya utilizaba muchas piezas BMW cuando debutó por allá por 1947.

El motor envía su potencia a las ruedas traseras a través de una transmisión manual de seis velocidades, la cual también se cuenta entre las piezas de BMW. El Bullet pasa de 0 a 60 mph en cuatro segundos, casi igual que el Porsche 911 Carrera 4S, y alcanza una velocidad máxima (limitada electrónicamente) de 155 mph, unos 249 kilómetros por hora.

El Bullet de Bristol está a la venta con un precio base de alrededor de 250,000 libras, una suma considerable que se convierte en más o menos $330,000 dólares, y entrará en producción a principios del año próximo. Sólo se fabricarán 70 ejemplares, por lo que no se espera ver un Bullet en cada esquina, ni siquiera en su país de origen. Los entusiastas americanos, en esta ocasión, tendrán que conformarse con verlo desde lejos, ya que no ha sido diseñado para cumplir con las regulaciones de seguridad y de emisiones de los EE.UU.

Relacionado: Bentley y Jaguar: Dios salve a los británicos

Ejecutivos de la compañía esperan que con un chasis de fibra de carbono ultraligero se puedan generar variantes adicionales en los próximos años. Los modelos podrán seguir ajustándose a la tradición de usar motores de BMW, pero el V8 de 4.4 litros no se escuchará rugir en algún otro Bristol, ya que el Bullet será él último con aspiración natural de la marca.