Pasado, presente, futuro y “futurismo” en un BMW i8

El BMW i8 es una clara e impresionante muestra de lo que será el futuro de la automoción, ya que combina un estilo hermoso y una fabricación moderna de alta tecnología de materiales, aunado en un sistema de propulsión tremendamente complejo y eficiente.

Sin embargo, dejando de lado el rendimiento y la imagen, el conjunto puede parecer algo frío. El estridente sonido de su tubo de escape es artificial, por ejemplo, y su magia electrónica está bastante contenida. Por ello, para darle a este coche del futuro un poco más de calor, la casa de diseño italiana Garage Italia Customs hizo con él un viaje hacia atrás en el tiempo.

Relacionado: ¿Qué es lo próximo? El proyecto BMW-I te trae el futuro

La firma con sede en Milán ha bautizado una única versión del i8, llamándolo Futurism Edition, el cual está decorado con una envoltura de vinilo inspirada en la obra pictórica de 1909 Street Light, de Giacomo Balla. Al igual que la pintura al óleo original, el coche cuenta con incisivas pinceladas de amarillo, rojo y púrpura sobre su cuerpo de fibra de carbono, todo como una muestra brillante del arte europeo de ayer y de hoy. Oficialmente, el Futurism Edition ha sido hecho para celebrar los 50 años de BMW en Italia, pero para la gente que ha estado tras el proyecto, esto ha significado en verdad mucho más.

“El BMW i8 Futurism Edition es un ejercicio de estilo” dijo Lapo Elkann, presidente de Garage Italia Customs. “Se le dio a los Maestros del Garage la oportunidad de celebrar con un coche que se está proyectando hacia el futuro de la movilidad. Al mismo tiempo, se rinde homenaje con el arte italiano de Giacomo Balla, prominente figura del [movimiento artístico] futurismo”.

Relacionado: Vienen cambios para el BMW Serie 6

Street Light está a la muestra en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de Nueva York, pero si estás en el otro lado del charco, estás de suerte, ya que este i8 especial

participará en la carrera Mille Miglia 2016, este próximo 19 de mayo. Además, para unir en una sola conducción pasado y futuro, el vehículo correrá directamente detrás de un icónico BMW 328, el cual será conducido por el CEO de BMW en Italia, Sergio Solero.