Primeras imágenes del súper deportivo eléctrico de BAIC

La marca china Beijing Automotive Industry Corporation (BAIC) ha mostró las primeras imágenes oficiales de un súper deportivo experimental accionado por un tren motriz totalmente eléctrico.

El modelo -aún sin nombre- será presentado al público por primera vez a finales de este mes, durante la bienal Auto Show de Beijing.

Relacionado: Mission E de Porsche: un nuevo capítulo en la historia de los coches deportivos

Sobre el papel, las especificaciones básicas son francamente impresionantes. El coupé fue diseñado en conjunto con NextEV, un equipo chino que compite en la Fórmula E, y utiliza un propulsor alimentado por batería que otorga una autonomía de más de 180 millas. Supuestamente, es capaz de alcanzar 62 mph. en menos de tres segundos antes de llegar a su velocidad máxima, que es de 161 mph.

Citando medios de comunicación chinos, la revista británica Autocar informa el coupé cuenta con tres modos de conducción que dependen de la altura que el coche guarde del suelo. Así, el coche se encuentra 4.7 pulgadas de la tierra en modo económico, a 3.9 pulgadas en el modo confort, y a sólo 3.1 pulgadas cuando está activado en modo deportivo. Claramente, el modelo fue diseñado pensando en su rendimiento.

El nuevo modelo de BAIC tiene un diseño musculoso, con un extremo frontal bajo, tapabarros pronunciados, una línea de techo elegante, y un alerón fino en la parte trasera. A la cabina se accede a través de puertas de tijera al estilo Lamborghini.

baic-coupe-2-720x720

Relacionado: Techrules presentó su Trev en Ginebra, el primer auto híbrido con turbina de avión

El coupé de BAIC es todavía un prototipo, pero la empresa pretende llevarlo al mercado en un futuro no muy lejano. Padmasree Warrior, CEO de NextEV, dijo a Autocar que el modelo inicialmente se venderá sólo en el mercado chino, lo que significa que será poco probable que llegue a los Estados Unidos. Sin embargo, BAIC se asoció recientemente con una nueva empresa con sede en California llamada Atieva, y lo hizo justamente para construir coches eléctricos de primera calidad para mercados globales, por lo que la tecnología de este coupé podría llegar a los EE. UU. tarde o temprano. Suponiendo que alguna vez se convierte en una realidad, claro está.