Un carro autónomo de Google cometió un error y colisionó contra un autobús

Durante el 2015, se registraron 11 accidentes de tránsito donde los carros autónomos de Google estaban involucrados.

Según la empresa, ninguna de esas veces la culpa había sido de los autos de Google. Pero hoy esa estadística llega a su fin.

Relacionado: Un carro autónomo de Google fue detenido por andar muy despacio

Según un reporte del DMV, el 14 de febrero pasado, un Lexus 450h autónomo de Google, colisionó con un autobús en Mountain View, California.

Mientras el aparato operaba en modo autónomo, la camioneta híbrida detuvo el tráfico que se dirigía hacia el frente en un semáforo. El vehículo quería doblar a la derecha.

Así que el la Lexus se movió hacia el lado derecho del carril, pero se encontró con bolsas de arena bloqueando su camino, así que la camioneta indicó que volvería al centro.

Cuando el semáforo cambió a verde y el tráfico empezó a moverse al lado del auto de Google, la característica de estos autos llamada “safety driver” (chofer seguro) se habilitó para rastrear las condiciones.

Un autobús se acercaba por detrás y según el reporte, el auto pensó que “el bus frenaría o que iba a permitir que el auto continuara”. Pero no fue así.

El Lexus hizo contacto con el costado del autobús unos segundos después, pero el daño fue mínimo ya que su velocidad era de tan solo 2 millas por hora. El bus iba a 15 millas por hora, y según el reporte, no hubo heridos.

Google lanzó un comunicado sobre el accidente, afirmando que “en este caso, claramente tenemos algo de responsabilidad, ya que si nuestro auto no se hubiera movido, no hubiera habido una colisión”, explicó la compañía.

Relacionado: Ford podría fabricar los autos autónomos de Google

“Nuestro chofer de prueba pensó que el autobús iba muy despacio o daría espacio para integrarse al tránsito, y que habría suficiente espacio para ello”, afirma la empresa en el comunicado.

“A partir de ahora, nuestros autos comprenderán que los buses (y otros vehículos largos) tienen menos posibilidades de dar paso con respecto a otro tipo de vehículos y esperamos poder lidiar con más elegancia este tipo de situaciones en el futuro”.

Es la primera vez que Google admite tener la culpa, así sea de forma parcial con respecto a un accidente de tránsito en el que un carro autónomo haya estado incolucrado.

La firma anunció recientemente que su proyecto de carros autónomos será expandido al Estado de Washington.