Audi presenta en Detroit su futuro modelo Q8

El concepto Audi Q8 acaba de hacer su debut mundial en el Salón del Automóvil de Detroit. Este ejercicio de diseño prevé con bastante precisión el que será el modelo de producción que llegará a las salas de exposición el próximo año.

El Q8 es un crossover-coupé de cuatro puertas, en la senda del Mercedes-Benz GLE Coupe y el BMW X6, aunque algo más grande que sus dos rivales, por lo que vendrá a inaugurar un nuevo segmento en el fabricante. Eleva el lenguaje de diseño de Audi a nuevas alturas mediante la adopción claves de estilo tales como la parrilla con listones verticales más ancha que la que vemos en otros modelos actuales, así como unas finas luces traseras conectadas por una barra también luminosa.

Relacionado: El nuevo Audi Q7 2.0T viene con un motor mucho más compacto

El frontal musculoso y su pronunciada parte trasera rinden homenaje al Quattro original que dominó la escena del rally durante los años ochenta. Quizá aquí se pone más énfasis en la forma que en la función, pero no hay que olvidar que el Q8 ofrece 22 pies cúbicos de espacio de maletero con cuatro pasajeros a bordo cómodamente sentados.

La información clave sobre el Q8 y sobre lo que sucede a su alrededor se muestra en el panel de instrumentos digital configurable o en las imágenes heads-up. Las superficies táctiles reemplazan virtualmente casi todos los interruptores, perillas y botones que suelen encontrarse en un salpicadero, situación que da a la cabina un aspecto limpio y despejado.

Los discretos emblemas “e-tron” puestos dentro y fuera nos revelan que la energía viene de un sistema de propulsión híbrido gasolina-eléctrico plug-in. Un motor V6 TFSI de 3.0 litros trabaja junto con un motor eléctrico compacto integrado en una transmisión automática de ocho velocidades para enviar 442 caballos de fuerza y 516 libras-pies de torque a las cuatro ruedas. El Q8 alcanza 62 mph de una parada en 5.4 segundos, y si le sueltas las riendas alcanza una velocidad máxima (limitada electrónicamente) de 155 mph. Alternativamente, la batería de iones de litio de 17,9 kWh almacena la suficiente energía como para mover al Q8 por sí solo durante 37 millas.

Audi admite abiertamente que el Q8 e-tron es un concepto bastante definitivo, cercano ya a la producción, y una versión algo más “tonificada” del mismo se unirá a la alineación de la compañía el próximo año como modelo 2019. Su tamaño —y su placa de identificación Q8— no dejan dudas sobre su alto sitial en la línea de la compañía: será el más grande, y también el más caro.