Los usuarios de WeChat tendrán su propio dron

Los mensajes de texto se van a volver muy interesantes. Al menos, si eres usuario de WeChat … y vives en China.

Como el envío de comentarios, imágenes y vídeos con el teléfono inteligente ya no es suficiente en nuestro mundo digital hiper-conectado, el propietario de WeChat, Tencent, apuesta ahora por un dron, cuyo propósito será el de transmitir vídeo directamente a la aplicación de mensajería popular.

Relacionado: Es oficial, somos adictos a la mensajería

Es más, está previsto que salga a la venta a finales de octubre y costará $ 299 dólares.

Conocido como Ying dron, este dispositivo será capaz de transmitir vídeo al servicio de mensajería chino, utilizado actualmente por más de 800 millones de personas.

Además, no se trata de un dron de mala calidad, ya que la cámara que lleva a bordo es capaz de capturar vídeo 4K y transmitir su contenido con una calidad de alta definición 720 HD. De manera que, podrás estar seguro de que los destinatarios que reciban tus mensajes obtendrán unas buenas imágenes y vistas.

Como señala Recode, el dron Ying es el primero de estas características utilizado por una gran plataforma de medios sociales con el expreso propósito de compartir contenidos con otros usuarios. Asimismo, este dron es el resultado de una asociación entre Tencent, Qualcomm, y Zerotech.

El diminuto dispositivo que es, además, plegable pesa menos de una libra y se completa con una funda, por lo que puedes llevarlo a cualquier parte junto con tu teléfono.

Y es que los drones se han vuelto unos dispositivos muy populares en China, teniendo en cuenta que el mayor fabricante de drones para el consumo general, DJI, tiene su base allí. De hecho, DJI dio a conocer un pequeño dron plegable el mes pasado. Pero el llamado Mavic Pro no es tan accesible como el Ying. Para empezar, es mucho más caro, ya que cuesta $ 999 dólares, y pesa un poco más, es decir, 1.6 libras.

Sea como fuere, todavía no está muy claro si el dron Ying llegará a los Estados Unidos, pero vamos a mantener los dedos cruzados para que sea una realidad en un futuro próximo.