Lo que debes saber si quieres utilizar Airbnb

En lugar de haber copiado a Expedia y Travelocity, Airbnb decidió tomar un enfoque único y diferente. Decidió hacer parte de la reconocida “economía compartida” y ofrece un lugar donde alojarse en la casa de alguien, en lugar de ir a un hotel.

En Airbnb puedes arrendar un cuarto si estás haciendo un paseo mochilero por Europa o un  lugar donde alojarte por un mes durante una pasantía de verano en Los Ángeles.

Si quieres arrendar esa habitación extra que tienes en casa, puedes volverte un anfitrión en Airbnb y ganar un poco de dinero extra. Sin embargo hay varias cosas que debes saber antes de alojarte en un Airbnb o de volverte un anfitrión.

Los fundadores de Airbnb Joe Gebbia, Brian Chesky y Nathan Blecharcyk desarrollaron el modelo de negocio en el 2008.

Inicialmente, Gebbia y Chesky utilizaron su propia casa como un bed and breakfast para hacer algo de dinero extra y pagar la renta.

Hubo una conferencia de diseño  en el área de San Francisco y por supuesto, los hoteles de la ciudad coparon su capacidad rápidamente. Api que vieron el potencial que tenía la idea para desarrollar este sitio web. Al principio fue llamado airbedandbreakfasst.com.

Los emprendedores vendieron cereales durante la campaña presidencial del 2007: vendieron Obama O´s y Cap´n McCains. Recaudaron alrededor de $30,000 dólares.

Airbnb no fue un éxito inmediato. La pequeña empresa experimento momentos buenos y otros malos. Varios inversionistas no tomaron la idea de forma seria. Sin embargo, Paul Graham vio potencial y fue ahí cuando la empresa se llamó Airbnb. La empresa está avaluada en $30,000 millones de dólares, según indica Business Insider.

Si eres un cliente

Airbnb no es dueño de ninguna propiedad. Es un intermediario entre aquella persona que quiere arrendar un espaciod e su casa o su casa completa y la persona que busca arrendarla. Debes abrir una cuenta, lo cual es gratuito y relativamente simple. Debes ingresar información personal y aceptar las políticas de la empresa.

Ofrece alojamiento en prácticamente todas partes. DesdeSavannah, Georgia hasta Brasil y Hawaii. Hay más de 65,000 ciudades alrededor del mundo que cuentan con este servicio. Una vez que ves alguno de los hospedajes disponibles, verás toda la información relacionada con el mismo: desde información sobre el aire acondicionado y la temperatura del agua, hasta las reglas de la casa y el transporte cercano.

También tienes acceso a críticas de otros usuarios que se han quedado en el apartamento y sobre la ciudad como tal.

Si te gusta el lugar, puedes hacer una solicitud para reservarla. El sistema pedirá que incluyas una foto de perfil y que completes la información de tu tarjeta de crédito para pagar por el hospedaje.

Sin embargo, antes de que tu reserva sea final, debes esperar a que el anfitrión te apruebe. Esto es necesario, a menos de que se trate de un “instant book” (reserva instantánea), las cuales no requieren aprobación por parte del anfitrión.

Si quieres ser anfitrión

Airbnb ofrece tres tipos de alojamientos distintos: puedes arrendar el cuarto de visitas de tu casa, puedes recibir a otras personas como anfitrión de un barrio o puedes ofrecer experiencias en tu área.

Para rentar el cuarto extra en tu casa o la casa completa, debes crear una cuenta en Airbnb. Luego pulas sobre “volverme un anfitrión” en la parte de arriba de la página. Luego debes crear una especie de perfil para lo que estás ofreciendo, como si fuera un perfil en una red social. Entre mejor se vea tu página, más llamará la atención. Airbnb te ayuda a estimar el precio de arriendo, basándose en la información que ingresaste y en otras opciones de arriendo en el área.

Como co-anfitrión de barrio, puedes preguntarle a tus vecinos quien tiene espacio extra, puedes ser el coordinador que recibe a las personas cuando llegan a la dirección del sitio, el que suple el papel higiénico y las toallas limpias. Funciona como si fueras un community manager de una red social, buscando que la gente te siga.

Finalmente, al ser el anfitrión de una experiencia, puedes mostrar el mundo a las visitas. Airbnb requiere que cumplas con ciertos estándares de calidad para hacer esto. Puedes diseñar tu experiencia como mejor creas que conviene. Una vez es aprobada por Airbnb, estará disponible en el sitio.

Pago

Airbnb no solo cobra por el costo del alojamiento, sino también por el servicio, que varía entre el 6% y 12%. Para determinar el porcentaje se basa en la ubicación.

Cabe resaltar que no se entrega dinero en persona, todo se hace a través de la página de internet con Airbnb como intermediario.

Seguridad

Seguro has escuchado historias sobre personas que han destruido casas o que han puesto en peligro a alguien. Airbnb ha tomado riendas en el asunto y por eso pide información del usuario e instaló el sistema de puntaje para usuarios. Los anfitriones pueden ser reembolsados en hasta $1 millón de dólares por daños.

La empresa ofrece consejos de seguridad tanto para los anfitriones como para los usuarios.

Conclusión

Sin duda, Airbnb es una buena opción para encontrar alojamiento más barato que lo que típicamente cuesta un hotel. La experiencia es más relajada y menos lujosa que la de un hotel.

En algunas ciudades o estados se debe tener permiso para arrendar cuartos por Airbnb. Antes de arrendar tu casa en este servicio o de alquilar un apartamento o cuarto, asegúrate de haber leído todas las letras pequeñas del contrato entre tú y la empresa. Es recomendable estar al tanto de las leyes locales.